jueves, 24 de marzo de 2016

El nombre

(por: Alberto a. Arias)


A este ser que un cierto día fue
podrán hundirlo en las brumas gélidas de Auschwitz y Treblinka.
Podrán fundirlo en los campos de exterminio de la argentina Patria
o sepultarlo bajo los escombros de la heroica, altiva Gaza.
Tal vez busquen ahogarlo en las aguas de las tierras de los pilagá
            masacrados y casi olvidados —
Eso: podrán intentar que lo olviden, y olvidarlo.

Les place sin duda desangrarlo, desgarrarlo, desmembrarlo.
Más aun: gozan con arrojarlo en la fosa común, incinerarlo,
arrojar cal viva y madera muerta sobre los despreciados despojos —
Eso: intentarán que lo desprecien, y despreciarlo.

Podrán levantar un muro, una montaña, multiversos de silencio.
Podrán sumir el mundo todo en la parálisis, el terror y el espanto. —
Podrán eso y esto y aquello — y mucho, mucho más.

Pero jamás podrán —jamás—
hacerlo  d e s a p a r e c e r.
Porque este ser que un cierto día fue,
tuvo un nombre y fue  n o m b r a d o.

                                                                           (24 marzo 2016) (A 40 años del genocida
                                                                              golpe cívico-militar en la Argentina.)

                                                                                                                Alberto a. Arias

No hay comentarios:

Publicar un comentario