sábado, 1 de agosto de 2020

El Cratará, y otros poemas

[por Robert Rivas]



El Cratará  [1]


El Cratará
un pequeñísimo idioma
casi olvidado.
Consiste de una sola palabra.
Es apenas
un tono de agua
echado a correr
en la medusa
de tu corazón.



"Nuestras civilizaciones" [Fragmento]  [2]


Senderos abandonados por las hormigas guerreras en Bondani
Rediles secretos y rediles desiertos
Monzones abatiendo endebles colonias de avispas
Noche de trabajo interminable de las chinches negras malayas
Festines y hambrunas de los gusanos en Mantanú
Bosques incendiados produciendo gigantescas migraciones
  de cigarras y orugas
Cuerpos abandonados sin entierro ni pompa
Comilonas de aprovisionamiento
Jornadas de espera de las arañas del Tili
El tiempo de marcha de un cascarudo solitario
Coitos múltiples y fulminantes en las colonias Sompó
Larvas quemadas en su capullo
Exterminio por intoxicación masiva de las langostas amarillas
   del Tajir
Polillas fulminadas por éxtasis de la droga de la luz
Frágiles mosquitas entre sapos y peces matarifes
   en las lagunas-pantano de Amuba
Más senderos abandonados, esta vez en Sirma
   donde ahora sólo corre el viento
Recuerdos de las tribus
"Éramos mangas, manadas, ejércitos innumerables
Vencimos en batallas sin fecha ni registro
Nuestras hazañas fueron ignoradas
Envenenados de a millones
Ahogados, asfixiados, perseguidos por 'sabios' ignorantes
Borradas las huellas de la cicindela
Apagadas las luces de nuestras flotas de luciérnagas
Sin historia ni porvenir
¡Cantan en presente eterno para oídos necios
   nuestros coros dramáticos de chicharras!
¡Revientan su corazón enviando inútiles pedidos de socorro
   nuestros emisarios, los grillos!"



Residencias  [3]


Residencias oscuras o residencias ocultas
No oí bien
Pero caminaban a través nuestro largos pasillos
cuyas penumbras parecían olfatearnos
Nos habíamos convertido en una respiración.

Las puertas semi-abiertas
de iglesias sin religión
O de religiones que aún no habían hablado
nunca

Cuerpos quietos en su inquietud
ahumados por las noches
prestados al borronear del tiempo

Más adelante, allá, acá,
detrás nuestro
puertas largas como muros
abiertas directamente
en el pasado

Ancianas peinándose largas cabelleras
y transformándolas en disimulantes trenzas,
o ancianas alisándose vestidos
que se gastan más despacio que los años
Cosiendo en un farfullo de luz
con un musito de voz rítmico-apagada
Y en el pensamiento revolviendo ollas
y lavando grandes sábanas en una tabla,
teniendo siempre el pensamiento abierto
en la impasable cavidad mirada-madre
con la cual intercambian las edades.

Pasillos que conducirán a otros cuartos
en los que los cuerpos
se permutan con la noche
cada vez más fácil

Cuerpos cuya vida son las lágrimas
de madre-llora-madre
y de hija-llora-madres


__________

Notas del editor:

1. "El Cratará" pertenece al libro llamado La sonrisa Kenuga, publicado en el año 2000.
2. El fragmento del poema incompleto “Nuestras civilizaciones” forma parte de un libro inédito titulado “Blilkla. Idiomas olvidados” (Blilkla significa "idiomas olvidados"
en un idioma olvidado).
3. "Residencias" pertenece al libro inédito “La otra liebre”.